lunes, 11 de diciembre de 2017

Pequeñas Semillitas 3528

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 12 - Número 3528 ~ Lunes 11 de Diciembre de 2017
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
María, tú fuiste agradecida al don que recibiste: la vida; la vida de tu Hijo, tu vida.
María, tú me ayudas a luchar por la vida, a considerar la vida como un gran don que Dios nos hace.
María, tu ejemplo me ayuda a llevar adelante el plan que Dios tiene sobre mí.
María, tú viviste con alegría: “Alégrate, llena de gracia” te decía el ángel al revelarte que habías sido elegida para ser la madre del Salvador.
“Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador” exclamaste al encontrarte con tu prima Isabel.
Maria, desearía tener ante la vida la misma actitud que Tú tuviste, para poder vivirla con alegría y en plenitud.
Ayúdame a ser siempre agradecido al don de Dios para poder servir a los demás con generosidad.
Que mi corazón esté abierto y sea sensible a las necesidades de los que sufren y de los que me necesitan, para que el testimonio de mi vida los ayude a vivir en plenitud y con alegría.

¡Buenos días!

Se escapó el león
La situación difícil que atraviesa la Argentina  —economía fluctuante, inflaciones periódicas, falta de trabajo, crecimiento de la pobreza, etc.— ha generado un hecho digno de admiración: el voluntariado. Personas que, más allá de la queja estéril, entregan su vida y ponen el hombro a las urgencias que perciben a su alrededor. Son vocaciones de servicio.

En un zoológico se escapó un león y, te imaginas, los visitantes llenos de pánico, corrían enloquecidos para todos lados. Entre la gente había un paralítico en su silla de ruedas. Todos gritaban: 
—¡Uy, uy! ¡El paralítico! ¡El paralítico!
Entonces el lisiado exclamó haciéndose oír por todos:
—¡Por favor, déjenlo elegir a él!

Cada día puedes ser generoso en acciones pequeñas. Este propósito te abrirá el corazón poco a poco, y descubrirás admirado que creces como persona. Eres más sensible a las necesidades ajenas, acudes con creatividad a solucionarlas y sientes valentía para vencer dificultades. Recuerda que Jesús dijo: “Hay más alegría en dar que en recibir”.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
Un día que Jesús estaba enseñando, había sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico y trataban de introducirle, para ponerle delante de Él. Pero no encontrando por dónde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados te quedan perdonados».
Los escribas y fariseos empezaron a pensar: «¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?». Conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: «¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: ‘Tus pecados te quedan perdonados’, o decir: ‘Levántate y anda’? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados -dijo al paralítico- ‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’». Y al instante, levantándose delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a su casa, glorificando a Dios. El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: «Hoy hemos visto cosas increíbles». (Lc 5,17-26)

Comentario:
Hoy, el Señor enseña y cura a la vez. Hoy vemos al Señor que enseñaba a los que se consideraban muy sabios en aquellos tiempos: los fariseos y los maestros de la ley. A veces, nosotros podemos pensar que por el siglo en que vivimos o por los estudios que hemos hecho, poco nos queda para aprender. Esta lógica no sobrenatural nos lleva frecuentemente a querer hacer que los caminos de Dios sean los nuestros y no al revés.
En la actitud de quienes quieren la curación de su amigo vemos los esfuerzos humanos para conseguir lo que realmente desean. Lo que querían era algo muy bueno: que el enfermo pudiera andar. Pero no es suficiente con esto. Nuestro Señor quiere hacer con nosotros una sanación completa. Y por eso comienza con lo que Él ha venido a realizar en este mundo, lo que su santo nombre significa: Salvar al hombre de sus pecados.
—La fuente más profunda de mis males son siempre mis pecados: «Hombre, tus pecados te quedan perdonados» (Lc 5,20). Muy frecuentemente, nuestra oración o nuestro interés es puramente material, pero el Señor sabe lo que nos conviene más. Como en aquellos tiempos, los consultorios de los médicos están llenos de enfermos. Pero, como aquellos hombres, tenemos el riesgo de no ir con tanta diligencia al lugar donde realmente nos restablecemos plenamente: al encuentro con el Señor en el sacramento de la Penitencia.
Punto fundamental en todo tiempo para el creyente es el encuentro sincero con Jesucristo misericordioso. Él, rico en misericordia, nos recuerda especialmente hoy que en este Adviento no podemos descuidar el necesario perdón que Él da a manos llenas. Y, si es preciso, echemos los impedimentos —el tejado— que nos impiden verle.
—Yo también necesito retirar las tejas de mis prejuicios, de mis comodidades, de mis ocupaciones, de las desconfianzas, que son un obstáculo para “mirar de tejas arriba”.
Rev. D. Joan Carles MONTSERRAT i Pulido (Cerdanyola del Vallès, Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Dámaso I
Papa
Era de origen español y nació probablemente en Roma hacia el año 305. Siendo diácono incardinado en Roma, sirvió al papa Liberio y lo acompañó en el destierro. Le sucedió en la sede de Pedro el año 366, cuando la Iglesia pasaba por momentos muy delicados. Sufrió persecuciones, destierro y calumnias, hubo de reunir frecuentes sínodos contra los cismáticos y herejes, defendió la fe proclamada en el Concilio de Nicea, fue gran promotor del culto a los mártires, cuyos sepulcros decoró con sus versos. Encomendó a su amigo san Jerónimo que tradujera al latín la Biblia (la Vulgata), sustituyó el uso del griego por el latín en la liturgia, consolidó y adecentó las catacumbas, hizo de su propia casa una basílica dedicada a san Lorenzo. Murió el 11 de diciembre del año 384.
Oración: Concédenos la gracia, Señor, de glorificarte siempre por el triunfo de tus mártires, a quienes profesó devoción entrañable el papa san Dámaso. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano - Aciprensa    

Pensamiento del día
Los cristianos adoptaron la palabra “Adviento” para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre “provincia” denominada tierra para visitar a todos; invita a participar en la fiesta de su Adviento a todos los que creen en él, a todos los que creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra ‘adventusse’ quería decir substancialmente: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no podamos verlo o tocarlo, como sucede con las realidades sensibles, él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras. El significado de la expresión “Adviento” comprende también el de ‘visitatio’, que simplemente quiere decir “visita”; en este caso se trata de una visita de Dios: él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí. En la vida cotidiana todos experimentamos que tenemos poco tiempo para el Señor y también poco tiempo para nosotros. Acabamos dejándonos absorber por el “hacer”. ¿No es verdad que con frecuencia es precisamente la actividad lo que nos domina, la sociedad con sus múltiples intereses lo que monopoliza nuestra atención? ¿No es verdad que se dedica mucho tiempo al ocio y a todo tipo de diversiones? A veces las cosas nos “arrollan”
(Benedicto XVI)

Tema del día:
¿Cómo me persigno?
1)   Para saber
En su catequesis sobre la Santa Misa, el Papa Francisco quiso hacer una referencia a su inicio: persignarse con el signo de la cruz. E hizo un pedido especial a favor de la formación cristiana de los niños: enseñarles a hacer correctamente el signo de la cruz. Les preguntó a los fieles: “¿Ustedes han visto cómo los niños se hacen el signo de la cruz? Porque no sabes qué cosa hacen, si el signo de la cruz o un dibujo. Hacen así”, e hizo con su mano un movimiento rápido sobre el pecho. Es necesario “enseñar a los niños a hacer bien el signo de la cruz, pues con él comienza la Misa, así comienza la vida, así comienza la jornada”, pidió el Papa, quien luego marcó lentamente una cruz comenzando desde su frente hacia abajo y luego a cada lado del pecho, primero a la izquierda y luego a la derecha.

2) Para pensar
Podemos recordar lo que el historiador Eusebio de Cesarea recoge en su obra “Vida de Constantino”, en donde recoge la biografía del Emperador, de quien fue contemporáneo. Ahí relata lo que le contó el mismo emperador.
Era la noche del 27 de octubre del año 312, Constantino descansaba en su campamento militar en las afueras de Roma. Al día siguiente sus tropas se enfrentarían a las de Majencio y se jugaba mucho más que el honor: ser emperador de Roma.
Si se alzaba con la victoria el Imperio estaría en sus manos, si caía derrotado encontraría la muerte y Majencio sería el emperador. Entonces Constantino, quien no era cristiano, contempló hacia el firmamento y sobre el Sol apareció una cruz rodeada por la leyenda ‘In hoc signo vinces’ (‘Con este signo vencerás’). Quedo muy impresionado, y esa misma noche soñó con Jesucristo quien le hizo comprender el mensaje y sabía que con ese signo vencería en sus batallas a sus enemigos. Era el símbolo de los cristianos tan perseguidos en el Imperio y que en los últimos años habían aumentado mucho.
Según cuenta Lactancio, el emperador incorporó en los escudos y estandartes de su ejército la cruz. Y así, tras esta visión, interpretada como una intercesión divina, Constantino venció a su enemigo Majencio en la batalla del Puente Milvio y se hizo con el Imperio. Más tarde, con el Edicto de Milán daba libertad de culto y dejaba de perseguirse a los cristianos.
La leyenda de la cruz en el cielo que vio el emperador Constantino, quedó inmortalizada con el fresco de La Visión de la Cruz realizado en la Ciudad del Vaticano en 1524 por los ayudantes de Rafael Sanzio. De este modo, la leyenda de la visión que cambió las águilas imperiales por las cruces latinas nunca se olvidaría. Ello contribuyó a que la cruz pasara a convertirse en un símbolo importante en el cristianismo.

3) Para vivir
La Cruz representa algo muy profundo. Este signo “quiere decir que nosotros somos redimidos con la Cruz del Señor”, explicó el Papa, “miren a los niños y enséñenles a hacer el signo de la cruz”.
El Santo Padre hizo también un llamado a los fieles a contemplar “devotamente la imagen del crucifijo, porque no es un adorno más para llevar, sino el símbolo de la fe cristiana, es el símbolo de Jesús, muerto y resucitado por nosotros”. Así, cada vez que veamos una cruz, hemos de ver en ella el inmenso amor de Dios por nosotros y agradecérselo.
Pbro. José Martínez Colín

Meditaciones 
Así llamó el profeta Isaías a Jesucristo, ‘el hombre de dolores’; sí, porque este hombre fue engendrado para padecer, y desde niño comenzó a sufrir los mayores dolores que jamás habían sufrido los otros.
El primer hombre Adán tuvo algún tiempo en que gozó en esta tierra las delicias del paraíso terrenal. Pero el segundo Adán, Jesucristo, no tuvo momento alguno de su vida que no estuviese lleno de afanes y agonías; habiéndole ya afligido desde niño la vista funesta de todas las penas é ignominias que debía padecer en su vida, y especialmente después en su muerte, sumergido en una tempestad de dolores y oprobios; como ya predijo David por aquellas palabras: He llegado a alta mar, y la tempestad me vio anegado. “Y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz”.  Flp. 2, 8.
Jesucristo desde el vientre de María aceptó la obediencia dada a él por el Padre, acerca de su pasión y muerte, pues que desde el vientre de María previó los azotes, y ofreció a estos sus carnes: previó las espinas y ofrecióles su cabeza: previó las bofetadas y ofreció sus mejillas: previó los clavos y ofreció las manos y los pies: previó la cruz y ofreció su vida.
De aquí fue, que nuestro Redentor desde la primera infancia, en todos los momentos de su vida padeció un continuo martirio, y este lo ofreció sin cesar por nosotros al eterno Padre.
Pero lo que más le afligió fue la vista de los pecados que debían cometer los hombres, aun después de su penosa redención.
Conocía bien, con su luz divina, la malicia de todos los pecados, y para quitarlos venía al mundo; mas viendo además un número grande que se habían de cometer después, esto dio mayor pena al corazón de Jesús, que las penas que han padecido y padecerán todos los hombres de la tierra.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras enfermedades graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Los cinco minutos de María
Diciembre 11
En aquel feliz hogar de Nazaret que formaban Jesús, María y José, cada uno cumplió su misión y su deber
María fue la esposa solícita que acompañó al bendito san José en los trabajos, en las privaciones, en la huida a Egipto, en todas las alternativas de la Sagrada Familia.
María fue la madre tierna y amorosa que supo atender a su Hijo Jesús en las necesidades que los urgían.
En aquel hogar todos eran para todos. Los tres vivieron para los tres.
María, que nuestros hogares se parezcan a tu hogar de Nazaret.
* P. Alfonso Milagro
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

domingo, 10 de diciembre de 2017

Pequeñas Semillitas 3527

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 12 - Número 3527 ~ Domingo 10 de Diciembre de 2017
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
¡Cámbiame…!
Vivo paralizado, Señor, en este mundo lleno de violencia.
Vivo desconcertado, Señor, ante las injusticias que veo.
Vivo desesperado, Señor, ante el miedo a la crítica y al cambio.
Vivo agobiado, Señor, ante la tibieza con que respondemos a todo.
Soy el primero que lucho sólo por lo que me interesa.
Soy el primero que no denuncia lo que sucede.
Soy el primero que se acomoda y no está dispuesto a hacer un mundo mejor.
Cura mi corazón, Jesús, de lo que le para.
Llena mi corazón, Jesús, de lo que le da vida. Abre mi corazón,
Jesús para que derroche paz y bien. Convierte mi corazón, Jesús, para que actúe con sinceridad.
Hazme como Juan, Señor: hazme testigo, hazme luz, hazme esperanza y, hazme verdad. Amén.

¡Buenos días!

No preguntes
Por la vida te puedes encontrar con personas desorientadas, atormentadas, o derrotadas… ¿Cómo conducirte con ellas? ¿Cuál es el modo de ayudarlas de verdad, evitando darles un empujón para precipitarlas más adentro de su caverna? Aquí te ofrezco una forma positiva y estimulante de alentarlas, serenarlas, llenarlas de nueva esperanza.

A esos que hacen un caos de su vida no les preguntes qué causa su confusión... Mejor, enséñales el rostro sosegado de tu fe, y el fluir constante de tu serenidad. Al que anda dolido y agotado con su cruz, no le preguntes por qué le pesa tanto... Mejor, ponlo en capacidad de que Dios se irradie sobre él... Y ya poco a poco irá llegando la luz. Al que se resiste a seguir, y se siente vencido, no le andes por las normas, las deducciones y los raciocinios... Mejor, dale la mano, y dile: "¡Voy contigo!". No le preguntes a cada uno su necesidad... Mejor, demuéstrales que siempre hay un sueño más asombroso que su mala suerte.

Don Bosco practicaba esta metodología: hablaba a niños y jóvenes más de la belleza de la virtud que de la negrura del vicio. Se trata de abrir horizontes, de entrever la alegría de las cumbres alcanzadas con pequeños pasos cada día, de informarse que hay quienes ya disfrutan la corona conquistada. Es también adecuado para conducirte a ti mismo.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
Comienzo del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Conforme está escrito en Isaías el profeta: «Mira, envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas».
Apareció Juan bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Acudía a él gente de toda la región de Judea y todos los de Jerusalén, y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.
Juan llevaba un vestido de piel de camello; y se alimentaba de langostas y miel silvestre. Y proclamaba: «Detrás de mí viene el que es más fuerte que yo; y no soy digno de desatarle, inclinándome, la correa de sus sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo». (Mc 1,1-8)

Comentario:
Hoy, cuando se alza el telón del drama divino, podemos escuchar ya la voz de alguien que proclama: «Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas» (Mc 1,3). Hoy, nos encontramos ante Juan el Bautista cuando prepara el escenario para la llegada de Jesús.
Algunos creían que Juan era el verdadero Mesías. Pues hablaba como los antiguos profetas, diciendo que el hombre ha de salir del pecado para huir del castigo y retornar hacia Dios a fin de encontrar su misericordia. Pero éste es un mensaje para todos los tiempos y todos los lugares, y Juan lo proclamaba con urgencia. Así, sucedió que una riada de gente, de Jerusalén y de toda Judea, inundó el desierto de Juan para escuchar su predicación.
¿Cómo es que Juan atraía a tantos hombres y mujeres? Ciertamente, denunciaba a Herodes y a los líderes religiosos, un acto de valor que fascinaba a la gente del pueblo. Pero, al mismo tiempo, no se ahorraba palabras fuertes para todos ellos: porque ellos también eran pecadores y debían arrepentirse. Y, al confesar sus pecados, los bautizaba en el río Jordán. Por eso, Juan Bautista los fascinaba, porque entendían el mensaje del auténtico arrepentimiento que les quería transmitir. Un arrepentimiento que era algo más que una confesión del pecado —en si misma, ¡un gran paso hacia delante y, de hecho, muy bonito! Pero, también, un arrepentimiento basado en la creencia de que sólo Dios puede, a la vez, perdonar y borrar, cancelar la deuda y barrer los restos de mi espíritu, enderezar mis rutas morales, tan deshonestas.
«No desaprovechéis este tiempo de misericordia ofrecido por Dios», dice San Gregorio Magno. —No estropeemos este momento apto para impregnarnos de este amor purificador que se nos ofrece, podemos decirnos, ahora que el tiempo de Adviento comienza a abrirse paso ante nosotros.
¿Estamos preparados, durante este Adviento, para enderezar los caminos para nuestro Señor? ¿Puedo convertir este tiempo en un tiempo para una confesión más auténtica, más penetrante en mi vida? Juan pedía sinceridad —sinceridad con uno mismo— a la vez que abandono en la misericordia Divina. Al hacerlo, ayudaba al pueblo a vivir para Dios, a entender que vivir es cuestión de luchar por abrir los caminos de la virtud y dejar que la gracia de Dios vivificara su espíritu con su alegría.
Fr. Faust BAILO (Toronto, Canadá)

Palabras de San Juan Pablo II
 
“El Adviento nos recuerda que Jesús ha venido
a nosotros y por nosotros en la humildad de un pesebre.
A cada uno, por consiguiente, nos corresponde acogerlo,
con espíritu de penitencia, en una existencia
renovada por una fe auténtica y manifestada en obras”

Predicación del Evangelio:
Inicio del Evangelio de Marcos
He aquí el comienzo de una narración fascinante que ha servido probablemente de base a san Lucas y a san Mateo. Es un libro pequeño que ha influenciado profundamente la humanidad y sobre el cual vamos a reflexionar juntos en el transcurso del ciclo del año B.

San Marcos precisa bien que se trata de un comienzo. Su historia está lejos de acabarse. Le da por título: ‘EVANGELIO’, que quiere decir la ‘Buena Nueva’ que Jesús de Nazaret es verdaderamente el Mesías anunciado por los profetas, el Hijo de Dios resucitado y exaltado, del que los discípulos preparan su vuelta al fin de los tiempos, y desde hace una semana, la venida más actual, muy cercana ya la Navidad.

Con Juan Bautista, el secreto de la identidad de Jesús se ha revelado ya: no es el libertador político que muchos esperaban sino el “bautizará en el Espíritu Santo.” El verbo “bautizar” significa sumergir; y al igual que Juan Bautista se sumergía en el agua, la fuente de vida en el valle del Jordán, así Jesús sumergirá a los y a las que lo acojan en el Espíritu Santo, la fuente inacabable de la vida de Dios. Toda persona que acepta su proyecto tiene ya acceso a esta fuente que salta hasta la vida eterna.

La única condición de la inmersión anunciada por Juan Bautista es la fe ligada al deseo de transformarse a sí mismo y al mundo, instaurando el Reino de Dios. Es el sentido de la conversión proclamada por Juan. Pues la narración, recordémoslo, sólo acaba de empezar. El Jesús que vendrá en Navidad será el Servidor de Dios rechazado, quebrantado y humillado, el que reunirá al conjunto de las naciones.

Tal perspectiva orienta ya a los discípulos hacia el corazón y la conclusión o fin de toda la narración. Jesús es el que viene a dar su vida para que todos vivan su gracia para siempre.

Desde el inicio, Juan une el Antiguo y el Nuevo Testamento. Es el profeta que prepara el camino para alguien más grande que él. Esta ruta recuerda los caminos allanados antes para la vuelta del pueblo de Dios después del exilio, en el año 538.
© Padre Felipe Santos SDB

Nuevo vídeo

Hay un nuevo vídeo subido al blog
de "Pequeñas Semillitas" en internet.
Para verlo tienes que ir al final de esta página

Ofrecimiento para sacerdotes y religiosas

Formulo el siguiente ofrecimiento únicamente para sacerdotes o religiosas que reciben diariamente "Pequeñas Semillitas" por e-mail: Si desean recibir los comentarios del Evangelio del domingo siguiente con dos o tres días de anticipación, para tener tiempo de preparar sus meditaciones, homilías o demás trabajos pastorales sobre la Palabra de Dios, pueden pedírmelo a feluzul@gmail.com 
Sólo deben indicar claramente su nombre, su correo electrónico, ciudad de residencia y a qué comunidad religiosa pertenecen.

Agradecimientos
Imaginemos que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

  Desde ciudad de México, agradecen a Dios y a los que rezaron por Edna S., que salió muy bien de la extracción dental a pesar de tomar anticoagulantes, la sangre estuvo controlada. ¡Alabado sea el Señor!

Desde Virginia, USA, María Teresa P. nos ha escrito hace unos días y dice: “Felipe: Humildemente me uno a todos los dichosos participantes de este bendito ministerio para desearte no solo un feliz día del Médico (3 de diciembre) sino también para agradecerte de todo corazón el apostolado tan bello y extraordinario para el cual Jesús y su Santísima Madre te han escogido.  Has unido tu vida y tus talentos al Médico Divino y es Él quien trabaja contigo en el bello prodigio de sanar cuerpos y almas.  Que ellos continúen bendiciendo cada día esta bellísima misión, a ti y a tus colaboradores, para mayor gloria de Dios y la salvación de muchas almas. Estoy por salir a una hora de adoración del Santísimo Sacramento y la ofreceré por ti, la memoria de tus padres y demás familia. ¡Magnífica obra; fiel siervo del Altísimo!
(RESPUESTA: Muchas gracias Marité por estas palabras con exagerados elogios a mi persona, que no merezco. Y especialmente muchas gracias por tus oraciones. Felipe)

Meditaciones
Considera como el Verbo eterno es aquel Dios infinitamente feliz en sí mismo; de manera que su felicidad no puede ser ya más grande, ni la salvación de todos los hombres podía aumentarla, ni disminuirla cosa alguna. Y con todo, ha hecho, y padecido tanto por salvarnos a nosotros, miserables gusanos, que si su bienaventuranza (dice santo Tomás) hubiese dependido de la del hombre, no habría podido padecer ni sufrir más.
Y en verdad, si Jesucristo no pudiera haber sido bienaventurado sin redimirnos ¿cómo hubiera podido humillarse más de lo que se ha humillado, hasta tomar sobre sí nuestras enfermedades, los abatimientos de la infancia, las miserias de la vida humana, y una muerte tan cruel e ignominiosa?
Solo un Dios era capaz de amar con tanto exceso a nosotros miserables pecadores, que éramos tan indignos de ser amados. Dice un devoto autor, que si Jesucristo nos hubiese permitido pedirle las pruebas más grandes de su amor, ¿quién jamás se habría atrevido a demandarle que se hiciese niño como nosotros, que se vistiese de todas nuestras miserias, y además fuese el más pobre entre todos los hombres, el más vilipendiado y el más maltratado, hasta morir por manos de verdugos y a fuerza de tormentos sobre un infame patíbulo, maldecido y abandonado de todos, hasta de su mismo Padre que desampara el Hijo, por no dejarnos sepultados en nuestras ruinas?
Pero lo que nosotros no nos habríamos ni aun atrevido a pensar, el Hijo de Dios lo pensó, y lo ha ejecutado. Desde niño se ha sacrificado por nosotros a las penas, a los oprobios y a la muerte.
Nos ha amado, y por amor se nos ha dado así mismo, a fin de que ofreciéndole por víctima al Padre en satisfacción de nuestras deudas, podamos por sus méritos alcanzar de la bondad divina cuantas gracias deseemos: víctima más estimada al Padre, que si le fuesen ofrecidas las de todos los hombres, y de todos los Ángeles. Ofrezcamos, pues, nosotros siempre a Dios los méritos de Jesucristo, y por ellos pidamos y esperemos todo bien.

Los cinco minutos de María
Diciembre 10
Después del Evangelio, en ninguna parte podemos aprender mejor el amor que en el Corazón de María. Su corazón, envuelto en llamas, purifica, se irradia y enciende a todas las criaturas.
El hombre, eterno peregrino en busca del amor, nunca hallará un amor más limpio ni más inmenso.
María, que todos los hombres acudan a tu Inmaculado Corazón.
* P. Alfonso Milagro
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

sábado, 9 de diciembre de 2017

Pequeñas Semillitas 3526

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 12 - Número 3526 ~ Sábado 9 de Diciembre de 2017
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
¿Espero yo algo? ¡Sí! Espero la risa del niño que me devuelva la inocencia.
Espero el agua del río que corra de nuevo, pura y clara, para poderla beber.
Espero las flores y la hierba del prado que envuelvan la tierra de vida.
Espero la amistad de quien busca, la alegría perdida, la ilusión; que la fuerza del viento vuelva a ayudarme a caminar.
Señor, abre mis oídos a tu Palabra. Señor, despierta mi corazón a la esperanza.
Tú vienes, vienes siempre a mi encuentro. Tú vienes siempre con amor. Haz que me ponga en camino para recibirte. Te abriré la puerta de mi vida. Nos daremos el abrazo entrañable. Y al oír los pasos de tantos caminantes del mundo, me sentiré hermano de todos y compartiré con ellos mi paz y mi esperanza.
Espero el amor del Mesías que me cambie, que aquel Niño bendito nazca de nuevo,...
Espero la Navidad.

¡Buenos días!

El ruiseñor y el gavilán
Madurez es la capacidad de tomar una decisión y sostenerla. Los inmaduros pasan sus vidas explorando posibilidades para al fin no hacer nada. Viven de ilusiones y sueños que los distraen de un camino real y concreto desde el cual, paso tras paso, con esfuerzo perseverante, podrían  forjarse un destino glorioso. Aquí te ofrezco una fábula que ilustra esta verdad.

Subido en un alto roble, un ruiseñor cantaba como de costumbre. Lo vio un gavilán hambriento, y lanzándose inmediatamente sobre él, lo apresó en sus garras. Seguro de su próxima muerte, el ruiseñor le rogó que lo soltara, diciéndole que con sólo él no bastaría para llenar su vientre, y que si en verdad tenía hambre, debería de apresar a otros más grandes. El gavilán le repuso: —Necio sería si te oyera y dejara escapar la presa que tengo, por ir a buscar a la que ni siquiera he visto. No dejemos los bienes que ya tenemos, por ilusiones que ni siquiera divisamos (Esopo).

Madurez es perseverancia, es la habilidad de realizar un proyecto a pesar de las dificultades, cerrándote con decisión a las ilusiones que distraen y seducen. Que no seas de aquellos que sueñan con un jardín allá lejos en el horizonte y no disfrutan las rosas que florecen junto a su ventana. Te deseo un día provechoso.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies».
Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «Dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis». (Mt 9,35-10,1.6-8)

Comentario:
Hoy, cuando ya llevamos una semana dentro del itinerario de preparación para la celebración de la Navidad, ya hemos constatado que una de las virtudes que hemos de fomentar durante el Adviento es la esperanza. Pero no de una manera pasiva, como quien espera que pase el tren, sino una esperanza activa, que nos mueve a disponernos poniendo de nuestra parte todo lo que sea necesario para que Jesús pueda nacer de nuevo en nuestros corazones.
Pero hemos de tratar de no conformarnos sólo con lo que nosotros esperamos, sino —sobre todo— ir a descubrir qué es lo que Dios espera de nosotros. Como los doce, también nosotros estamos llamados a seguir sus caminos. Ojalá que hoy escuchemos la voz del Señor que —por medio del profeta Isaías— nos dice: «El camino es éste, síguelo» (Is 30,21, de la primera lectura de hoy). Siguiendo cada uno su camino, Dios espera de todos que con nuestra vida anunciemos «que el Reino de Dios está cerca» (Mt 10,7).
El Evangelio de hoy nos narra cómo, ante aquella multitud de gente, Jesús tuvo compasión y les dijo: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9,37-38). Él ha querido confiar en nosotros y quiere que en las muy diversas circunstancias respondamos a la vocación de convertirnos en apóstoles de nuestro mundo. La misión para la que Dios Padre ha enviado a su Hijo al mundo requiere de nosotros que seamos sus continuadores. En nuestros días también encontramos una multitud desorientada y desesperanzada, que tiene sed de la Buena Nueva de la Salvación que Cristo nos ha traído, de la que nosotros somos sus mensajeros. Es una misión confiada a todos. Conocedores de nuestras flaquezas y handicaps, apoyémonos en la oración constante y estemos contentos de llegar a ser así colaboradores del plan redentor que Cristo nos ha revelado.
Rev. D. Xavier PAGÉS i Castañer (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Juan Diego Cuauhtlatoatzin
Vidente de la Virgen de Guadalupe
Nació cerca de la Ciudad de México en 1474, de familia distinguida y acomodada en la sociedad azteca. En 1524, ya adulto y padre de familia, se convirtió por la predicación de los franciscanos y recibió el bautismo junto con su esposa María Lucía, con la que vivió castamente hasta la muerte de ella en 1529. Hombre de fe, fue coherente con sus obligaciones bautismales, nutriendo regularmente su unión con Dios mediante la eucaristía y el estudio del catecismo. El 9 de diciembre de 1531, en un lugar denominado Tepeyac, tuvo una aparición de María Santísima, que le encargó que pidiese al obispo franciscano Juan de Zumárraga la construcción de una iglesia en el lugar de la aparición. Hasta conseguirlo, la Virgen se le apareció de nuevo y obró milagros. Después, Juan Diego vivió santamente en la colina del Tepeyac, en la casita que el obispo le había hecho construir junto a la capilla levantada en honor de la Virgen de Guadalupe. Y allí murió en 1548. Juan Pablo II lo canonizó el año 2002.
Oración: Oh Dios, que manifestaste a tu pueblo el amor de la santísima Virgen María por medio del bienaventurado Juan Diego: concédenos por su intercesión que, obedeciendo los consejos de nuestra Madre de Guadalupe, podamos cumplir siempre tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano - Aciprensa    

Palabras del Santo Padre Pío
 
"La prudencia pone los ojos, el amor pone las piernas.
El amor, que pone las piernas, querría correr a Dios,
pero su impulso para lanzarse hacia él es ciego
y podría tropezar en ocasiones
si no estuviese guiado por la prudencia que pone los ojos.
La prudencia, cuando ve que el amor puede ser desenfrenado, le presta los ojos"

Temas Médicos:
Claves sobre tabaquismo  
- ¿Qué es el tabaquismo?
Fumar es una enfermedad crónica sostenida por una triple dependencia: química, psicológica y social. Pero también se puede prevenir y curar.
El tabaquismo es la adicción. El tabaco es adictivo debido principalmente a su componente activo, la nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central.
El cigarrillo contiene más de 4000 sustancias nocivas que no están a simple vista. Algunas son: acetona (diluyente inflamable), alquitrán (sustancia cancerígena que obstruye las vías respiratorias y se deposita en los pulmones), amoníaco (químico utilizado en productos de limpieza), cianuro (veneno), formol (formaldehído, que es un conservante), DDT (plaguicida), metanol (alcohol utilizado para combustibles), entre otras.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tabaco es la primera causa de invalidez y muerte prematura en el mundo.
El promedio de intento para dejar de fumar es de tres veces por fumador.

- ¿Cómo actúa y afecta la nicotina?
El cerebro tiene receptores para la nicotina. Esta penetra en la sangre a través de los pulmones y llega al sistema nervioso central en apenas 7 a 10 segundos.
Al unirse a los receptores produce la liberación de neurohormonas: dopamina, adrenalina, noradrenalina y serotonina, responsables de las sensaciones sedantes, el aumento de la concentración y la atención. Genera sensación de bienestar, la recompensa positiva.
Cuando el organismo no recibe la dosis de nicotina acostumbrada dispara una violenta reacción llamada síndrome de abstinencia. Pocas horas después que el fumador se abstiene de fumar, experimenta síntomas molestos: irritabilidad, angustia, depresión, insomnio, alteraciones en el aprendizaje o concentración y aumento del apetito.
El síndrome de abstinencia nicotínica empieza entre las 2 y las 12 horas de haber dejado de fumar, con un cénit a los 2 y 3 días y una duración media de 3-4 semanas.

- ¿Cuáles son los beneficios del abandono?
A los 20 minutos tras el último cigarrillo baja la tensión arterial, la frecuencia cardíaca se normaliza al igual que la temperatura de manos y pies.
Después de 24 horas el riesgo de muerte súbita disminuye.
Pasadas las 48 horas se normalizan los sentidos del gusto y olfato.
A las 72 horas se relaja la musculatura bronquial, mejorando la función respiratoria.
Después de 2-3 meses se percibe un aumento de la capacidad física y respiratoria.
Entre 1-9 meses rebrotan los cilios mejorando la capacidad de eliminar la mucosidad y el drenaje bronquial, reduciendo el riesgo de infecciones.
A partir de los 5 años disminuye la tasa media de muerte por cáncer de pulmón.

- ¿Cómo se trata?
Existen varios tratamientos psicosociales y farmacológicos.
Siempre hay que consultar al médico para que recomiende el adecuado según el cuadro que presenta la persona.

- Las claves a recordar
Fumar no es un hábito sino una adicción, ya que la nicotina es una droga muy adictiva.
El tabaquismo se puede prevenir y también curar.
Fuente: Bienestarenacción/farmacity

No más PPS

Una vez más les recuerdo a los lectores
que reciben “Pequeñas Semillitas” por correo electrónico,
que –lamentablemente– los PPS no se envían más por cuestiones técnicas.

Meditaciones
Dios, que es rico en misericordia, por su extremada caridad con que nos amó, aun cuando estábamos muertos por los pecados, nos dio vida juntamente con Cristo.
Considera que la muerte del alma es el pecado; pues que este enemigo de Dios nos priva de la Divina Gracia, que es la vida del alma. 
Nosotros, miserables pecadores, por nuestras culpas estábamos ya todos muertos y condenados al infierno. Dios, por el inmenso amor que tenía a nuestras almas, quiso volvernos la vida, y ¿qué hizo? Envió a la tierra a su Unigénito, para que muriese, a fin de que el mismo nos recobrase la vida con su muerte. 
Con razón, pues, el Apóstol llama a esta obra de amor, extremada caridad. Sí, porque no pudiera jamás esperar el hombre recibir de un modo tan amoroso la vida, si Dios no hubiese hallado esta manera de redimirle para siempre. Estaban todos los hombres muertos, y no había redención para ellos. Pero el Hijo de Dios, por las entrañas de su misericordia, viniendo del cielo, nos ha dado la vida; y por esto justamente llama el Apóstol a Jesucristo nuestra vida. He aquí a nuestro Redentor, que vestido ya de carne y hecho niño nos dice: He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia (Jn 10, 10). A este fin vino a tomar sobre si la muerte, para darnos la vida. Razón es, pues, que nosotros vivamos solamente para aquel Dios que se ha dignado morir por nosotros: razón es que Jesucristo sea el único señor de nuestro corazón, ya que ha derramado su sangre, y dado la vida para ganárselo; porque, como dice san Pablo: “Por esto murió Cristo y resucitó, para ser Señor de muertos y de vivos” (Rm 14,12) 

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras enfermedades graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio. 

Pedimos oración por la unión y la armonía entre Alejandro y Malena, de Buenos Aires, Argentina, padre e hija. Para que Dios toque sus corazones y puedan reconciliarse. 

Pedimos oración para Rómulo Amado P., de Perú, que ha sufrido un accidente de moto y ahora se encuentra inconsciente y grave. Que el Señor Misericordioso lo toque con Sus Manos y le conceda la gracia de poder recuperarse pronto.

Continuamos unidos en oración por medio del rezo del Santo Rosario poniendo en Manos de Nuestra Madre Bendita todas nuestras preocupaciones, alegrías y necesidades, poniendo al mundo entero en Manos de nuestra Madre y pidiéndole a Ella paz para el mundo, al rezar por la paz; rezamos por todo, por la paz en el mundo, en los corazones, porque la violencia sea desterrada, por la paz para los niños que están en peligro de ser abortados.  Paz para los jóvenes que no encuentran el camino, paz para los deprimidos. Paz para los que no han tenido la dicha de conocer al Amor. En fin rezamos por la paz, y sigamos haciéndolo.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Los cinco minutos de María
Diciembre 9
No solamente hermoso, sino también, muy provechos es contemplar y extasiarse ante la sonrisa de la Virgen.
Contemplemos su imagen, mirémosla con sencillez y limpieza de corazón: descubriremos una suave, dulcísima y penetrante sonrisa maternal. Limpia, tierna, bondadosa y alentadora.
Que esa sonrisa encuentre lugar también en nuestros labios y no la borre ninguna circunstancia.
María, hazme sembrador de sonrisas para que a mi lado florezcan otras nuevas y el mundo sea un poco mejor.
* P. Alfonso Milagro
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)